Rey de granito..

por Gustavo Castaing 

Desperté en un profundo silencio, mis ojos intentaban hacer foco en una habitación desconocida. Era nuestra primera noche en la villa, más bien nuestro primer amanecer. 5:15, increíble que el cielo ya mostrara signos de querer descampar. Siempre fui muy visual así que, finalmente el estimulo para saltar de la cama calentita al frío espacio exterior de la habitación, vino de mis ojos. Un cielo azul profundo que vibraba al otro lado de la ventana. Me puse la ropa al revés, las botas sin atar, le di un beso a Male y salí como venía por la puerta del frente. Pero volví a entrar para buscar el equipo de fotos y las llaves del auto. Ahí fue cuando recordé el mirador que se encontraba en las afueras del pueblo, a unos 3 km. Desde donde se tenía una vista impecable de la villa y del cerro Chalten a sus espaldas. Hice arar las ruedas y salí al asfalto chirriando caucho. Quien hubiera sido testigo de aquella salida WAC, podría afirmar que acababa de amanecer en la cama de mi amante... Atravesé el pueblo como un poseído y cruce el puente del río Fitz Roy a 90 kilómetros por hora. Cuando llegue al mirador entré en el ripio medio de costado y clave las wampas muy jugado para frenar justo al filo de la baranda, donde había otros tres sujetos, mirándome azorados, con sus trípodes y cámaras en posición. Como si nada, me bajé muy tranquilo, salude a los presentes y me instale en el extremo más alejado del mirador. Diez minutos después, por encima de los tres mil metros, los rayos de sol comenzaban a raspar el granito del cerro, pintándolo de un naranja encendido que contrastaba intensamente con las nieves eternas y el cielo límpido. Se podía ver como los rayos ganaban terreno en las paredes del gigante dormido, descendiendo desde las alturas para llegar hasta su base. El glaciar debajo de la torre Guillemet, tomaba textura de merengue recién batido.
El espectáculo hacía valer el mañanazo y me sentí agradecido de estar ahí y de haber tenido aquel impulso misterioso que abrió mis ojos en medio del silencio.






Debe Ingresar  o Registrarse para comentar.


Graciela Olivetti 27/11/2015 12:18
Espectacular ! Impulso misterioso que quedó plasmado en esta maravilla-Te felicito !

Silvina Acosta 27/11/2015 12:25
¡Que maravilla, gracias por acompañar con el relato!

Marta Liber 27/11/2015 15:19
Maravillosa imagen y excelente relato!!!!

Nora Lago 27/11/2015 16:30
Que hermosa luz, imagen y relato, felicitaciones!

Pablo Rodriguez Merkel 27/11/2015 18:22
hermoso el fitz.. hermosa la foto... mis mejores recuerdos siempre van a estar alla, en esa montaña salvaje y bella que me dio el privilegio de escalar en el año 93 por la ruta franco-argentina. Saludos Gustavo!

Pablo Re 27/11/2015 18:38
Que paisaje!! Quiero ir!!

Andrés García 27/11/2015 20:38
Muy buena esta foto, hermoso el momento en que comienza a iluminar el sol, produciendo hermosos relieves. Valió la pena apurarse.
Felicitaciones!!!
Saludos

Lotfi Si Saber 27/11/2015 21:06
Muy buen impulso tuviste. El resultado hermoso

Jose Garcia Allievi 27/11/2015 21:27
Un sueño de paisaje....

Diego Carrique 27/11/2015 22:23
Los madrugones siempre tienen su premio, esta excelente la foto, una luz que emociona!
Te felicito.

Carmen Iarzábal 29/11/2015 19:21
Excelente!!!!!

Javier Chiavone 30/11/2015 21:33
excelente Gustavo!!

Luis Cesar Tejo 02/12/2015 01:30
Fotón. Hermoso paisaje.
Abrazo



8.84

Me gusta: 
23

Publicada el 27/11/2015 en la categoría Paisajes.

Comentarios:
13
Visualizaciones: 553

Datos exif
Cámara: NIKON D3
Exposición: 1/500 seg.
Apertura: F/5
Valor ISO: 400
Fecha original: 09-11-2015 06:18:12
Long. focal: 125mm


Etiquetas

Más fotos de Gustavo Castaing